Datos personales

Mi foto
Alcalá de Henares, Madrid, Spain
Y sin embargo, nunca he encontrado lo que escribo en lo que amo.

viernes, 13 de enero de 2012

Como un engaño

Podría pasar horas tratando de describir la armonía del desorden de mi habitación. Podría estar años y años contando segundos, contándolo todo. Es entonces cuando cualquiera se da cuenta de que nada es como lo pintan. Y en este lienzo, bajo la pintura, se esconde el balbuceante boceto que huye mientras las pinceladas cubren de rojo su inseguridad.
Es triste pero es cierto, ver que nada es nada y que todo es nada. Y a cualquiera esto le importa como a cualquiera. Podría pasar mi vida entera escribiendo palabras que ni yo creo conocer del todo su significado.  Puedo vivir pero no puedo sentir. Y se me pudren los huesos y lo que no son los huesos esperándola, porque me prometió que volvería, entre frágiles velos cubriendo su tímido rostro porque no le gusta que la luz del sol le ciegue sus leves ojos claros. No le gusta la música porque ella es la música, y no le gusta el mundo porque ella es el mundo. Ella no entiende de problemas porque ella es los problemas, y las soluciones. Ella lo es todo, ella lo es todo.

Es la luz y las tinieblas que me acosan en mis sueños cuando duermo. Es la armonía que sostiene el cuidadoso ritmo de los cordones de mis zapatos cuando camino. Es la calma y es la ansiedad, es el odio y es el odio, es la puerta que se cierra cuando una ventana se abre, es el silencio y es el ruido, el rostro y lo invisible, lo duro y lo frágil, lo bello y lo bello.

Y como dos enamorados que caminan, uno finge y el otro es fingido, ella sigue su rutina diaria, mientras yo me muerdo las uñas rezando por cruzármela y poder decir un simple "hola".

Porque quiero verla más que en mi imaginación, y porque quiero quererla más que en mis sueños.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Retrátame