Datos personales

Mi foto
Alcalá de Henares, Madrid, Spain
Y sin embargo, nunca he encontrado lo que escribo en lo que amo.

lunes, 9 de enero de 2012

Poesía callejera.

Y aquí estoy, sentado, contemplando un folio que ni siquiera está lleno todavía de letras, semi blanco, esperando lo que sea, un simple "hola, qué tal te ha ido el día", esperando una conversación, por trivial que sea. Porque hecho de menos algo así, créeme que realmente lo hecho de menos.
Pero ella ni se dará cuenta de que lo que escribo trata de ella, porque al fin y al cabo ella está casada con sus sentimientos, y yo me considero un cerdo por escribir esto mientras ahogo mi pena buscándome a mi mismo entre mares de ginebra y ceniza.

Y el tiempo pasa y la brisa corre suave pero fría ahora. Es un terremoto, una ventisca y un huracán el dolor peregrino y la impotencia que llevo dentro y que no puedo sacar. Me equivoqué de persona, me equivoqué de todo.

Al menos me doy cuenta de que algo estoy aprendiendo, porque me veo a mi mismo saliendo adelante tras problemas pasajeros, que me ocultan detrás de una cortina de terciopelo. Ansío un descanso de pergamino que me otorgue el descansar que tanto apreciaría si lo tuviera. Un minuto para respirar y continuar en esta maratón que corro en una cinta infinita. Ahora solo quiero que llegue la noche y que me arrope en su oscuro manto que luce cuando yo la miro, y pensar en ella y soñar con ella. Aunque este sea el último mal que ella me causa, y este sea el último verso que yo le escribo.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Retrátame