Datos personales

Mi foto
Alcalá de Henares, Madrid, Spain
Y sin embargo, nunca he encontrado lo que escribo en lo que amo.

sábado, 28 de enero de 2012

Tenesse y su cactus anárquico de colores de celofán

De repente, una anarquía de colores invade tu cactus de fantasías, y el humilde sarampión que mancha tus mares de celofán y nubes de papel maché. Y te levantas caminando aires de compuertas de vidrio vacío, mientras en tu cactus las espinas de hilo que picaban antes no pican ahora, en el futuro.

Y la anarquía va desapareciendo ante el irremediable bastión humano de cactus espinas-de-hilo que pueden con todo lo que sus no ojos ven. Alzándose con el poder de la ciudad nube de papel maché en una tormenta en ciernes que aproxima a derretir el ejército de pequeños muñecos de nieve malvados de la nueva cactus ciudad de anarquía maché de papeles de vidrio surcando celofanes de sarampión en mares de colores y fantasías de hilo que pican en el futuro, vacío.

Pero el humano de la picadura de hilo y el cactus de anarquía de poder en nubes de celofanes con sarampión, se levanta surcando vidrios humildes de colores fantásticos y mares muñecos-espina en la corte del surtido de compuertas de invasiones futuristas que derriten los ojos que no ven el pequeño ejército que desaparece entre la malvada ciudad de nieve.

Y mientras el sol de nieve que sale entre cactus de sangre y compuertas de vidrio agujereadas por las picaduras del sarampión en invierno irremediablemente humanean por ciudades-corte-machés de "ojos que no ven corazón que no siente" para morir en ciernes ante la tormenta de ranas amarillas que amenazan con romper la heterótónica armonía de gauges culturo-médico-festivo de madrigalentes que inteligiblemente pasean por un pauseormonal de "a quien madruga Dios le ayuda".

Tenesse siempre quiso un cactus-cultivo-nubes de papel maché, pero en un "pagan justos por pecadores", sus padres muñecos de nieve le regalaron el vidrio que siempre quiso entre parsivalentes opciones de catálogos sin estrenar, que se amontonaban en el resquejinete de revesitas gratis de "a caballo regalado no le mires el diente".

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Retrátame