Datos personales

Mi foto
Alcalá de Henares, Madrid, Spain
Y sin embargo, nunca he encontrado lo que escribo en lo que amo.

viernes, 10 de febrero de 2012

Holden Caulfield

Suele ser rápido, apasionante y efímero, sobre todo efímero. Es la chispa que provoca la piedra de un mechero al liberar cierta cantidad de gas, que se quema debido a la fricción del choque de la piedra, pero que no llega a producir una llama, se queda en chispa, solo eso. Es la nieve que cae sobre el asfalto húmedo un día de Febrero, que pese a no llegar a cuajar más, la ilusión que provoca la sensación de una posibilidad, es la chispa necesaria para encender la llama que nunca prende.

Suele ser tímido, cortado, apacible y escaso, sobre todo escaso. Nadie puede vivir de la esperanza de encontrar comida, al igual que no se puede calentar uno con el calor de tan solo una chispa. Y es que a veces merece la pena rebuscar un poco en tu pajar y sacar a relucir esa aguja que parecía olvidada solo porque cerrabas los ojos cuando buscabas antes. Y es que a veces merece la pena poner el gas para la chispa del mechero, y secar el asfalto mojado para que cuaje. A veces es necesario encender el interruptor de la luz al igual que llega a ser imprescindible poner la llave para encender el motor de un coche. Llega a ser imposible vivir sin esa chispa, sin esa llama. Pero todo fuego se apaga sin algo a lo que pueda prender. Son víctimas que sufren aleatoriamente por el problema que ellos mismos crearon por la necesidad de nieve, y acaban siendo víctimas. Y ahora mismo eres madera.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Retrátame