Datos personales

Mi foto
Alcalá de Henares, Madrid, Spain
Y sin embargo, nunca he encontrado lo que escribo en lo que amo.

martes, 13 de marzo de 2012

Rompió el caso. Miró. Abre.

Caminas, a través del frío y de la noche que te atrapa y te abraza como si un amigo suyo fueras, y te gusta la sensación del frío y de no ver nada, porque ni hay motivo para sentir calor, ni motivo para ver cualquier cosa. Te gusta el invierno, aunque a penas días le quedan ya. Días de angustia, lágrimas y polvo que de tus ojos corren como dos ríos fluyendo y desembocando en un mar blanco oscuro de barcos piratas de almas errantes y mentes sin cuerpo que tímidamente bajan su mirada al paso de esta triste vox populi ahora desvanecida. El proverbio dice "si vis pacem, para vellum", y acertado es; y válido también para la actual situación de dolor sin pena y lluvia sin agua. Es ácido lo que cae sobre mis mejillas, y el semblante serio que mantengo fijo como si de un estatua fuera víctima encerrado se consume poco a poco como la llama que le da vida a esta solitaria vela. ¿Cómo se le puede llamar a esto? Ni es lástima ni locura, ni odio ni perdición, es otra palabra, que reúne casi todo lo que lastimo, casi todo por lo que enloquezco, y casi todo lo que odio. Una única y fría palabra, que resuena en mis oídos desde que su significado desconocía antaño y sigo sin conocer. Ni me molesto en contar sus letras de lo triste que es la simpleza de poderlas contar con los dedos de una mano, y aún te sobra otro, para escribir lo que ve en mi puño casi abierto y mi mirada pérdida por la perdición de la pérdida de lo más querido.

Es otro escalofrío más que se junta a la lista ya interminable de las personas que se propusieron sentirlo y hacer que lo sintiera, y que nunca llegaron más allá de una frase sin significado alguno entonces para mí. Es triste ver como pasa el tiempo, y sigues sin encontrar ese alma errante que como tú te este buscando. Y si es quien creo que es, soltará las redes de pesca de su barco con la misma esperanza de encontrarme que yo, y si es quien creo que es habrá contado las letras de lo que escribo con una sola mano también, y si es quien creo que es sabrá descifrar este mensaje. Y si es quien creo que es lo olvidará como olvido lo que veo y lo que escribo; como cuando los sentimientos pasan a ser nada más que palabras.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Retrátame