Datos personales

Mi foto
Alcalá de Henares, Madrid, Spain
Y sin embargo, nunca he encontrado lo que escribo en lo que amo.

miércoles, 25 de abril de 2012

El reloj del perro.

Ya no sabes qué hacer, estás cansado de todo. Estás cansado de ella y de sus mentiras, la ves estúpida, en el fondo es un tanto idiota, lamentas incluso haberla conocido. Tal vez sea simplemente el comienzo de la fase de negación, y que la estés culpando de todo lo malo que te ha sucedido, pero ahora lo ves como la única opción posible. Crees que vuelves a ser tú mismo, o bueno, al menos el tú de hace un par de meses, ¿no? Lo único que te debería preocupar son tus notas, y no si vas a sobrevivir a hoy y si vas a llegar a mañana. Quieres disfrutar, joder, y olvidarte de todas tus cosas aunque sea únicamente durante un jodido día. Quieres hacerlo todo tan deprisa, porque ya llegan los diecisiete y aunque el pensamiento de que todavía vives menos que un perro te relaja, sientes que el reloj corre en tu contra. Te levantas por las noches y gritas y maldices hacia ella, sabiendo que todo quedarán en suplicas sin sentido y sin consecuencia alguna. Es jueves, y lo das todo por perdido, pese a la paradoja de una tarde de invierno. Es primavera y las flores arrojan sus pétalos. Es primavera, y caes lentamente sobre el suelo macizo de madera de tu cuarto.

3 comentarios:

  1. tu blog es muy interesante:) te sigo! pasate por el mio si quieres emilyslifeletters.blogspot.com Muaks!

    ResponderEliminar
  2. http://www.youtube.com/watch?v=-TYX1X0SFw0&feature=endscreen&NR=1

    ResponderEliminar

Retrátame