Datos personales

Mi foto
Alcalá de Henares, Madrid, Spain
Y sin embargo, nunca he encontrado lo que escribo en lo que amo.

sábado, 14 de julio de 2012

Como diría Vivaldi.

En la cavidad hueca del escenario, se esconde entre el público el tímido sonido de un sostenido, que sostiene, como él, la batuta de su encierro. Él dice ser el viento, que empuja su barca, mientras la parca le aguanta la mirada, como en un desafío sempiterno, es verano todavía. De día, julios sin cielo, tras el velo de un agosto interminable y el telón de un septiembre infinito. Él dice ser la lluvia que brota sobre los campos en primavera, donde los mayos ya no mayean, ni los marzos arrastran su triste y quejoso frío. Donde abril en sí mismo no es un mes, sino una estación, donde sopla la luna allí arriba, y los mares me saludan. Él dice ser el Sol, que ilumina y da brillo a las hojas en otoño, cuando en octubre corren caídas de sus árboles, tan rojas y anaranjadas, son pisadas, en el bruto estallido del comercio en hora punta. Él dice ser el agua que moja los rostros de los desprotegidos, y las ventanas de los que no lo son, él dice ser la nieve que refleja su propio brillo en diciembre, y la brisa gélida que surca las calles en enero. Él dice ser el invierno que corre por las venas en febrero, y las placas de hielo conquistadas por el público. Él dice ser el público, en un lugar, tan escondido del escenario, que ni él mismo sabe donde está.