Datos personales

Mi foto
Alcalá de Henares, Madrid, Spain
Y sin embargo, nunca he encontrado lo que escribo en lo que amo.

viernes, 24 de agosto de 2012

Bocetos, frescos y bodegones.

Hacía demasiado calor. La verdad es que no le gustaban mucho los veranos, y en lugar de correr, salir a la calle, prefería quedarse encerrado en su habitación, bajo llave, encontrando la cordura en ciertas canciones de invierno, que trataban de ahogar la temperatura de su piel. Desde luego, no se le veía animado. Caminaba decaído, arrastrando los pies desnudos sobre el parqué, y sin darse cuenta, llegó a su retiro. Él lo consideraba como una nube; su nube. Tenía lo imprescindible, un puñado de folios en blanco que había sustraido cuidadosaente del salón, tres lapiceros, dos de ellos sin punta, y un bolígrafo negro. Y sentado amargamente en su silla de pástico barato, podía parar el tiempo. No necesitaba mirar al papel para saber que los trazos eran simples, sencillos. A veces, y es curioso porque solo cuando llovía, cerraba los ojos y apretaba fuertemente el bolígrafo o cualquiera que fuese el utensilio que utilizaba. Solía torcer la cabeza, le daba naúseas la imágen del boceto plasmado en su mundo, en lo que vendría a ser el mundo real. Allí, todo el mundo dibujaba retratos, ciudades, animales, plantas... sabía que no llegaría a nada con sus pinturas. Y cuando terminaba, seguía sin mirar el papel, ahora contorsionado en una mezcla zebril de manchas blancas y negras por doquier. Y, satisfecho, lo arrancaba de la mesa, y lo estiraba hasta que finalmente cedía ante la fuerza que ejercía con sus brazos. Repetía ese mismo movimiento con cada pedacito de papel que iba quedando, hasta terminar cada uno de esos esquejes de folio en la papelera anexa a la mesa. Satisfecho completamente de su obra de arte plasmada en su retina, abría los ojos, se levantaba y cogia otra de esas hojas blanquecinas que sustrajo anteriormente del salón, y comenzó el ritual como si fuera el primero. Sabiendo que cada obra nueva, sería mejor que la anterior. No sabía dibujar.