Datos personales

Mi foto
Alcalá de Henares, Madrid, Spain
Y sin embargo, nunca he encontrado lo que escribo en lo que amo.

jueves, 27 de septiembre de 2012

Mi gran obsesión por su pequeño nombre.

Estoy buscando la frase perfecta. La debí apuntar en un pequeño papel a medianoche, cuando las ideas vuelan, porque al fin y al cabo es solo eso, una pequeña frase, un epígrafe, un corolario. Tal vez siga viva, zambulléndose en lenguas muertas. Siempre seguirá viva, las ideas no mueren, no al menos sobre el papel. Hace años escribí las palabras más bonitas, el texto más brillante, la idea más alocada, el sueño más imposible. Hace años escribí el nombre más bello sobre la superficie más horrible, donde todo lo que cae sobre ello se convierte en muerte, un Midas del miedo: aquello a lo que llamamos mundo. Las palabras no pertenecen a él, no, ellas no pierden su significado. En tiempos de guerra, la paz prevalece, y en un terreno injusto, la palabra justicia no es relativa. Detrás del odio, el concepto de amor no cambia y bajo las sombras, la luz sigue vigente. Es esa antítesis de movimiento la que me vuelve loco, y me envuelve en una corte de Ideas, donde la única distinción que existe es la que yo le quiera dar. Hace años, creé una frase que significaba lo que yo quería que significase, escrita en un idioma que entendía todo aquel que yo quisiera que entendiera, sobre un mundo que era lo que yo quería que fuese. Estoy buscando la frase perfecta, en un terreno equivocado.


3 comentarios:

  1. No es ni divertido ni interesante ni guay, y junto con la música es perfecto.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Tal vez sea el comentario más sincero. Muchas gracias, Ánonimo.

      Eliminar

Retrátame