Datos personales

Mi foto
Alcalá de Henares, Madrid, Spain
Y sin embargo, nunca he encontrado lo que escribo en lo que amo.

lunes, 18 de noviembre de 2013

Reucerdo cuando dejé de quererte

Recuerdo cuando dejé de quererte. De repente, las palabras dejaron de salir por mis huesos, y mi boca, como seca por dentro, enmudeció por completo, arrojando al silencio las melodías triunfales de un vals transhumano. Macabro festín para el corazón, que aún late mientras mira como se desvanece ese recuerdo sombrío; terreno baldío, que solloza mientras guarda para sí esas palabras que nunca pronunciamos.
Recuerdo cuando dejé de amarte, de sostenerte entre mis brazos, ligera, como una pluma de un ave ya extinto. Fuiste mi musa, mi tinta, mi lienzo, mi papel en blanco. Fuiste mi sueño durante un tiempo, fugaz, efímero e improvisado. Tan alocado como una tempestad breve en un verano enrarecido por las sombras de tu cuerpo, que se elevaban tan veloces, fundiéndose con las nubes, el cielo y la lluvia.
Recuerdo cuando dejé de sentirte en mí, de llevarte dentro, a cualquier lugar imaginable, allá donde nuestros corazones sintieron que pertenecían, tan únicos y preciados, donde solo nosotros encontrábamos valor y significado a las palabras que susurrábamos al viento, tan cercano y comprensible, tan amigo y caballero.

Entonces desperté, como caído de un acantilado de profundidad infinita, dolorido y magullado, aún confuso. Gimiendo en mi cama por volver a aquel lugar tan humano y perfecto. Y la vi, y ya no era la misma. Su rostro no lucía como antes, sus palabras dejaron de ser tan puras y su mirada no vaciaba más mi alma. Me esforcé en recuperar los recuerdos malditos de aquel sueño tan real aunque intangible. Aguanté sostenido a la cornisa que me separaba de esa soledad tan temida, de esa oscuridad total. Y aguanté todo lo que pude, sufriendo más de lo que hubiera sufrido si me hubiera dejado caer definitivamente. Y ese fue el momento, el día, en el que dejé de quererte.

1 comentario:

Retrátame