Datos personales

Mi foto
Alcalá de Henares, Madrid, Spain
Y sin embargo, nunca he encontrado lo que escribo en lo que amo.

lunes, 24 de febrero de 2014

Coda

A veces te saco de mi cartera
como quien paga la cuenta de un café
en la barra de un bar,
y te leo con nostalgia
porque nosotros éramos la noche.
Es mi manera de recordar,
que mi mayor error fue presumir
de haberte olvidado,
y es que sin ti,
en el zénit,
ya no mueren más crepúsculos.



martes, 18 de febrero de 2014

Todas las luces de Madrid corean tu nombre

Eres mi sueño aletargado,
parafilia,
que nace de dentro
con sabor a carmín
y ceniza
en los zapatos.

Salvaje erupción
de mediano compás,
y todas las luces de Madrid
corean tu nombre
en el cemento.

Y cuando te hablo,
me respondes en ese dialecto
tan nupcial
como las rosas
o las espadas.

Y sigo soñando,
aletargado, enlentecido,
como máquina de flujo
eterno,
esperando a la marea que suba,
y anegue con su canto,
estos sentimientos de noctámbulo
arlequín,
y que levante con su brisa,
aquello que perdí,
de repente,
en el viento.

domingo, 16 de febrero de 2014

Diferentemente iguales

Llegué ayer sonámbulo,
a casa.
Y los vidrios de la ciudad sonaban a despedida
aullándole a la luna con un reducto
de pena y rabia,
lo que le confiere a la atmósfera ese donaire 
de soledad y lluvia.
Los adoquines progresaban tristemente
como una sucesión de unos y ceros
y los portales estaban numerados con números primos.
Entonces me pregunté cuándo terminaba la calle,
y conté, y no dejé de contar,
porque estas ganas de hacer nada
van a acabar con todo.

(y aquí sigo
buscando el portal de mi casa,
en una recta de adoquines contínuos,
y números especiales.)