Datos personales

Mi foto
Alcalá de Henares, Madrid, Spain
Y sin embargo, nunca he encontrado lo que escribo en lo que amo.

jueves, 14 de mayo de 2015

Quiero dejar el hábito,
de subirme a tus tejados por la noche.
De sentir el calor de los tubos de escape calle arriba.
En la química de un atasco.
Chocando entre farolillos y la niebla,
y tosiendo de vez en cuando,
como quien ríe de una broma estúpida.
Quiero dejar el hábito,
de escurrirme entre tus huesos por el mármol blanco de la cocina.
De jugar por los pasillos como críos.
De callar cuando no debo, de hablar
cuando no callo.
Y es que éramos críos,
porque entendíamos la vida como un juego,
que perdimos.
Al final del día,
callábamos a las almohadas con un grito sordo
para no asustar al vecino,
y canturreábamos una melodía graciosa
que componíamos a miradas.
Miradas vacías.
Porque ya no queda hábito que refleje nuestras caras.
Ya no queda nada.
Y nos olvidamos poco a poco
de cuándo el mármol dejó de ser tan blanco o los coches
tan eléctricos.
Como un guiño del destino.
O un final abierto.